HEMOS LEÍDO… Los girasoles ciegos de Alberto Méndez

los-girasoles-ciegos-mendez-alberto

 

En las últimas semanas hemos leído en nuestros tres grupos del Club de Lectura el libro Los girasoles ciegos de Alberto Méndez. Un libro con cuatro relatos largos (cuatro derrotas, como los llama el autor) ambientadas en el final de la Guerra Civil y el comienzo de la posguerra. Este es un resumen de algunos de los comentarios que los participantes del Club han hecho sobre el libro en las diferentes sesiones:

En general es un libro que ha gustado mucho a nuestros lectores. Sorprendidos por la maestría técnica del autor, los cambios de narrador y lo bien construidos que están los personajes, ha llamado también la atención el sentido de los nombres de algunos personajes que quieren decir a veces lo contrario de lo que nombran: El Capitán Alegría no es precisamente alegre, Salvador (el cura) no quiere salvar a nadie, más bien lo contrario…

También hemos notado, que gracias a la maestría en el lenguaje y el tono poético de la narración (en el texto, a veces escondidos, podemos encontrar versos de San Juan de la Cruz, Quevedo, Garcilaso de la Vega, Góngora o Federico García Lorca)- es posible seguir leyendo, porque las historias son realmente crudas y desoladoras.

De las cuatro historias, la que más ha conmovido a nuestros lectores ha sido la segunda, titulada “1940 o Manuscrito encontrado en el olvido” que cuenta la historia de un joven republicano que escapa de un asedio con su esposa embarazada y se refugia en una cueva. Ella consigue dar a luz pero muere en el parto y el joven, sumido en una profunda depresión, se deja morir junto al recién nacido. Sobre esta historia discutimos la posición ética del protagonista, ¿se puede entender su comportamiento? ¿es moralmente defendible su postura?

Algunos de los lectores comentaron también, sobre la película inspirada en el libro, que únicamente tomaba la historia del último de los relatos. La historia titulada “1942 o Los girasoles ciegos” es la historia de un hombre perseguido que tiene que vivir escondido en un armario para no ser fusilado mientras contempla como cada día un cura acosa a su esposa. Por tomar sólo esa historia y por perderse la elaboración del lenguaje del autor, nuestros lectores consideraron que era mejor leer el libro porque daba una visión más completa.

También uno de nuestros lectores daba lugar al debate y se preguntaba por qué casi todas las novelas que conocemos sobre la Guerra Civil están escritas desde el punto de vista de los vencidos y no hay más novelas reconocidas sobre la Guerra Civil que se enfoquen desde el punto de vista de los vencedores.

 

Y vosotros, ¿Qué pensáis?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s